El diálogo se basó en el proyecto de traspaso del edificio, que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación.

En representación del municipio asistieron el coordinador general de Intendencia, Pablo Outes, y el secretario de Gobierno, Luis María García Salado, quienes fueron recibidos por el delegado Sanitario Federal, Andrés Dantur.

En la oportunidad, se explicaron los alcances del proyecto para instalar el Museo Nacional del Folclore en el edificio de la ex Palúdica, ubicado en General Güemes y Juramento.

Tras la reunión informativa, Outes destacó que “lo importante fue aclarar un problema de fondo: la mala comunicación que terminó generando preocupación en los empleados y en los directores de la Delegación Sanitaria”.

Agregó que “hubo un importante diálogo, donde se ratificó la voluntad y decisión del intendente Gustavo Sáenz de respetar la continuidad y el funcionamiento de las áreas de investigación”.

Se reacondicionará el edificio, teniendo en cuenta el importante lugar que ocupa en la ciudad. Previo a ello, se relevará la superficie total del predio y se determinarán los requerimientos de espacio físico necesarios para que la Delegación Sanitaria continúe con el desarrollo de sus tareas.  Según acuerden las partes, los sectores que se donarán serán destinados al área de Cultura.

En otro tramo, Outes dijo que el municipio gestionará los fondos para que las áreas que hoy trabajan en el lugar estén en óptimas condiciones.

“Vamos a avanzar a través del diálogo entre la Municipalidad y las autoridades sanitarias nacionales. Se llevó tranquilidad, porque todas las decisiones que se tomen serán consensuadas. Algunos aspectos los decidirá el intendente porque son indelegables, pero hay que destacar que la comunicación está y queremos que todo sea para bien”.

Con respecto a las inquietudes de los empleados, Outes dijo que “la estabilidad laboral en ningún momento se puso en duda. Los empleados pertenecen a la Nación, la agencia  continuará funcionando con algunos cambios edilicios, se decidirá la construcción de nuevos y no hay razones para estar preocupados”.

 

Puso el acento en que “todos los que transitan por aquí saben que este edificio, hace años, ha dejado de estar en los primeros lugares para el Estado nacional, pero el intendente lo tiene en su agenda de trabajo y de prioridades. Hay problemas estructurales básicos debido a la mala conservación y por ello está inhabilitado en aproximadamente un 50 por ciento. Por ejemplo el sector de calle Juramento que fue cerrado por peligro de derrumbe. Es necesaria una buena inversión”.

Por su parte, Andrés Leonardo Dantur, delegado sanitario federal, calificó a la reunión como “muy positiva, porque era muy importante que cada uno exponga sus puntos de vista e inquietudes. Se sacaron los temores, ya que el municipio dejó en claro que no se toca ningún puesto de trabajo ni el lugar de nadie”.

Participaron también del encuentro Adrián Antonio Fernández, Matilde Juárez y Quentín Ponce, secretarios general, adjunta y delegado respectivamente de la Regional Salta de UPCN; Ramón Emilio Oliver, de la Unidad Sanitaria y Transporte;  Nora Beatriz López, coordinadora de Control de Vectores Salta-Jujuy, y Mirta Eiman Grossi, jefa de Reconocimiento Médico y Salud Ocupacional de Salta.